El vínculo y el apego

El vínculo es una relación única que se genera entre el bebé y la mamá que tiene relación con el nacimiento. Comienza con la madre biológica y con el nacimiento, y continúa en el parto y durante los primeros días de vida del bebé. El apego viene con el tiempo, es un proceso continuo y puede ocurrir entre el bebé y la mamá, el papá o cualquier figura significativa para el bebé que se ocupe de satisfacer necesidades fisiológicas y emocionales desde que nace, a partir de señales, contacto e intercambios recíprocos. El apego es una relación que dura para toda la vida y no necesariamente tiene que haber una relación biológica entre las dos personas que tienen el vínculo afectivo (apego). Existen varios sistemas que favorecen el apego que son la sonrisa, el amamantar, la mirada mutua, llorar y el contacto físico.

Para favorecer el vínculo entre padre – hijo son importantes varios aspectos como una concepción deseada, un embarazo tranquilo, cuando hay un padre involucrado durante el embarazo (creando una triada), parto no traumático, contacto físico lo más rápido posible, comunicación verbal y no verbal entre la madre y padre y el bebé, respeto mutuo.

Cuando se genera un bebé tiene una niñez amorosa, que recibe halagos, caricias y besos se puede generar un apego seguro y así convertirse en un adulto seguro de sí mismo, con sentido de pertenencia,  que sea capaz de tener buenas relaciones interpersonales, con mayor conciencia de su cuerpo y un autoestima alto. Igualmente se convierte en una persona más humana y sensible, que respeta más a los demás y maneja mejor el estrés.

Algunos aspectos que desfavorecen el vínculo entre padre – hijo son un embarazo no deseado, depresión post-parto, duelo durante el embarazo, abortos previos, mamá con mucho trabajo, poca comunicación entre la mamá y el bebé, cuando hay muchos hermanos en la familia, problemas en el matrimonio, embarazos complicados, poco conocimiento del padre, poco tiempo de calidad entre la madre/padre y el bebé, padres depresivos, padres que no hablen, beses o toquen, etc.

Se puede generar un apego esquivo, ansioso o desorganizado si los aspectos que desfavorecen el vínculo son más frecuentes y repetitivos.

Como instructora de masaje infantil, es importante conocer el proceso del vínculo y apego por varias razones. Primero, porque es importante conversarles a las mamás/papás de los beneficios que tiene el masaje para crear un apego seguro, pues se estimula y promueve los 5 sentidos, hay un contacto interpersonal, es un momento donde se responden a las necesidades del bebé mientras se crea un ambiente idóneo, de relajación, de tiempo, de compartir, de afecto y de intimidad. Todos estos son factores que favorecen el vínculo entre la madre/padre y el bebé. Conociendo cómo se genera este vínculo, y cuáles son los factores que favorecen y desfavorecen el vínculo positivo, como instructora, podemos apoyar a mamás/papás que hayan tenido situaciones desfavorables para que pueda generarse el vínculo por medio del masaje infantil. Igualmente en las diferentes sesiones podremos identificar cómo va mejorando, en estos casos, el vínculo entre el padre y el hijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: